Como me imaginaba fue un auténtico lujo poder participar en el programa Educa en Digital de Radio3w y ser entrevistado por Luis Moreno  para su sección. Espero que la entrevista (aquí dejo el podcast) haya quedado bien y los oyentes hayan podido sacar conclusiones y/o opiniones acerca de la enseñanza de la Química en edades tempranas, o sea para niños. Os dejo también la entrada que sobre la entrevista escribió en su magnífico Blog Luis Moreno. Como siempre en una entrevista se quedan temas en el tintero y quiero aprovechar el Blog para exponerlos. 

Luis al mando del micro


No hablamos mucho de la aparente disyuntiva contenido-continente de la formación de futuros maestros en especialidades científicas, pero tanto Luis como yo somos de la misma opinión. No se puede enseñar algo que no se conoce. Ya se que últimamente está muy en boga y se le da un gran peso a la forma de enseñar las diferentes disciplinas así como a adquirir competencias más que conocimientos. Y no lo veo mal. No es lo mismo enseñar conceptos de Química a un niño de 12 años que a un joven de 20. Y dentro de los niños de 12 años la diversidad es enorme. Pero lo que sí es necesario en ambos casos, y que evidentemente tiene que ser lo primero que tiene que adquirir el enseñante, es el conocimiento de lo que se está impartiendo. Y no me vale, y esto lo he oído, aprender justo lo que tengo que enseñar. Es decir, si un maestro de primaria tiene que enseñar a sus alumnos la diferencia entre un cambio físico y un cambio químico, dicho maestro no debe quedarse solo en aprender ese concepto (o adquirir esa competencia). Tiene que dominar el tema, tiene que saber más, bastante más. Ese saber dará herramientas al maestro para enseñar una misma cosa de formas diferentes en función de la capacidad de su alumnado, a resolver preguntas y tal vez lo más importante a crearlas. Y con esos cimientos sólidos ya podremos entrar en materia didáctica y en las mejores formas de hacer llegar los conocimientos y competencias. Nadie duda que para enseñar Latín hay que dominarlo. ¿Por qué últimamente el centro de la educación (o a mí me lo parece) está en el cómo enseñar y no en lo qué se enseña? La Química, la Ciencia, necesita del esfuerzo para dominarla, pero eso no debe de asustar. Y si eso nos asusta ahí nos queda nuestro famoso modelo productivo de ladrillos y servir cervezas.

Y añado otra preocupación mayor sobre la enseñanza de la Química. Los futuros graduados en Educación Primaria (antiguo magisterio) pueden tener la opción de hacer el Máster de Profesorado que les capacita para impartir docencia hasta en Bachillerato. En ese Master hay diferentes especialidades en función de la disciplina en la que uno está más preparado. Una de las formas de acceso que se está debatiendo para que estos graduados puedan acceder al módulo correspondiente a Física y Química es realizar 18 ECTS (créditos europeos) de asignaturas de Física y Química del Grado en Química. Es decir, un Graduado en Educación Primaria que no haya visto la Química y la Física desde 3º de ESO y en la carrera haya recibido la asignatura semestral de Didáctica de Física y Química, podría cursar 12 créditos de Física y 6 de Química y si los supera tener acceso al Master de Profesorado en la especialidad de Física y Química. Si el alumno aprueba el Master (un curso con más carga didáctica que de contenidos) ya podría estar capacitado para impartir, pongo por caso, Física de 2º de Bachillerato. Es evidente que tiene que pasar diversos filtros pero: ¿parece razonable que con una asignatura semestral de Didáctica de Física y Química se pueda acceder a cursar unas asignaturas de Química y Física del Grado en Química? ¿estamos dando a entender a los alumnos que esa Didáctica es suficiente para abordar las otras asignaturas del Grado en Química? ¿parece razonable que con 18 créditos (menos de  un tercio de un curso) de un Grado en Química se pueda acceder al Master de Profesorado en la especialidad  Física y Química? Mi respuesta, os podéis imaginar, es que no.

Un reciente informe realizado por la Fundación BBVA sobre la comprensión científica de ciudadanos de diversos países de Europa pone los pelos como escarpias. Ante la cuestión le rogaría que me dijera, para cada una de las frases que le leo, ¿hasta qué punto cree usted que es verdadera o falsa? las respuestas son un tanto estremecedoras. Pongo los resultados de alguna:

Los átomos son más pequeños que los electrones. Cerca de un 70% de los españoles encuestados opina que la frase es correcta.

Los antibióticos destruyen los virus. Alrededor de un 75% de los españoles encuestados opina que la frase es correcta.

Los tomates comunes, los que comemos normalmente, no tienen genes, mientras que los tomates resultado de la ingeniería genética sí. Cerca de un 65% de los españoles encuestados opina que la frase es correcta.

Y como podéis imaginar en la comparativa con otros países no salimos ganando. Dejo un link del informe.

Conocimiento + ilusión + conocimiento + ilusión + conocimiento + saber enseñar = buen maestro. No se si será la mejor receta pero es en la que más creo.

Por cierto, me deje en la entrevista una frase un poco pomposa que he dicho en el curso a los alumnos después de que vieran el informe de la Fundación BBVA. Esto es una guerra contra la ignorancia científica, y vosotros (futuros maestros) estáis en la primera línea de batalla.

Merece la pena intentarlo, ¿no?

Gracias a Luis por la entrevista y enhorabuena por su Blog, su sección en Educa en digital y su empuje y entusiasmo! #somosquímica