El pasado mes de mayo el Diario La Rioja publicó una tribuna de opinión en la que escribo sobre el doctorado y en concreto sobre el primer programa de doctorado de Campus Iberus de Patrimonio, Sociedades y Espacios de Frontera. Aquí os la dejo:

El doctorado es el nivel académico más alto que se puede obtener en el sistema educativo. Además hay que añadir que el indisoluble binomio entre Universidad y generación de conocimiento viene ligado por los programas de doctorado. Los doctores egresados por nuestra Universidad son los mejores embajadores de nuestro buen hacer a nivel docente e investigador y sin duda un tesoro que no debemos de dejar de cuidar. Recientemente la regulación de las enseñanzas oficiales de doctorado han sufrido un cambio sustancial a raíz de la entrada en vigor del Real Decreto 99/2011. En este contexto, para sostener un programa de doctorado se le exige a la Universidad una mayor cantidad de requisitos. Nuestra Universidad, consciente del reto y de la necesaria vinculación entre estudios universitarios (de cualquiera de los niveles) e investigación, ha conseguido agrupar el doctorado en 10 programas bajo la regulación de este nuevo Real Decreto. Es evidente que esto no hubiera sido posible sin el esfuerzo del personal docente e investigador y el personal de administración y servicios de nuestra Universidad.



Esta nueva legislación incide en el hecho de construir un doctorado basado, además de en un trabajo original de investigación, en la realización de una serie de actividades dirigidas a la obtención de diversas competencias y habilidades necesarias para abordar con éxito los más diversos trabajos de investigación e innovación que el futuro doctor tenga que afrontar.  Hay que recordar que un doctorado es algo más que el título, a veces innombrable, de una tesis. Es la formación integral en aspectos académicos y profesionales para afrontar retos que precisan de la investigación y la innovación para llegar al éxito requerido. Para ello, desde la Escuela de Máster y Doctorado de la Universidad de La Rioja hemos puesto en marcha en el último año una serie de actividades transversales en las que se abordan diferentes herramientas para la investigación, para la comunicación, la divulgación y el emprendimiento.

En esta realidad, la alianza de Campus Iberus resulta de gran importancia estratégica, pues permite aglutinar recursos, crear masa crítica para competir internacionalmente y supone un excepcional marco para la interacción de los  estudiantes de doctorado de diferentes áreas y universidades. De esta forma desde las Escuelas de Doctorado de las cuatro Universidades que conforman de Campus Iberus, Universidad Pública de Navarra, Universitat de Lleida, Universidad de Zaragoza y Universidad de La Rioja, se han venido desarrollando actividades como las Jornadas Doctorales, que este año van por su tercera edición. Estas jornadas tienen como finalidad la interacción entre los doctorandos para crear el ecosistema oportuno de generación de ciencia y conocimiento en la frontera de las diferentes disciplinas.

Pero el gran reto de esta alianza es la puesta en marcha de programas de doctorado propios de Campus Iberus. Para ello y junto con la colaboración de las Universidades francesas de Pau y Toulouse se va a implantar el próximo curso 2016-17 el primer programa de estas características. No se trata de un programa interuniversitario más, sino un programa conjunto lanzado como verdadero Campus Iberus de excelencia internacional. El programa, "Patrimonio, Sociedades y Espacios de Frontera" deja claro en su nombre la idea única en Europa de un programa dirigido al estudio de la cultura, en su sentido más amplio, que se genera en las regiones que han vivido históricamente en estos territorios de frontera, naturales y artificiales. Un programa de doctorado que pretende ofrecer una formación doctoral transversal y transfronteriza, tanto en la dimensión territorial como en la orientación interdisciplinar; la frontera como concepto científico y como espacio en el que opera una metodología diversa y complementaria.

Para ello el programa, a través de Campus Iberus, dispone de financiación por parte del ministerio para articular una serie de actividades en las que la movilidad de los estudiantes de doctorado y de los propios profesores resulta vital para el éxito del mismo. El programa consta de tres líneas principales: Organización territorial, paisaje y relaciones transfronterizas, Patrimonio material e inmaterial y Sociedades y procesos históricos.

Junto con este programa, las Escuelas de Doctorado de Campus Iberus estamos trabajando en la implantación de otros programas estratégicos para las cuatro universidades y por supuesto, para nuestra Comunidad Autónoma, con el convencimiento de que la formación de doctores es la mejor inversión que un Estado y una Comunidad pueden realizar para garantizar un futuro con nuevos modelos productivos, donde la investigación y la innovación sean claves de crecimiento y sostenibilidad.